top of page
Buscar

SUMERGIRSE EN LAS FORMAS, PARA EMERGER PURIFICADO


Escribe Rodrigo Quijano 


Es conocido el largo recorrido artístico de Armando Williams. Su paso fundacional por el emblemático colectivo Huayco; su activismo serigráfico ahí situado; su ejercicio pictórico y su temprana versión de los fardos alegóricos forrados de una violencia de época, pues eran las formas preñadas de la urgencia de un período en la vida nacional; luego, su partida a Nueva York y su retorno, asociado a su alejamiento del perfil social e histórico en su obra -eso, tal como al menos se ha encargado de hacer notar una parte de la crítica. Si en esa intensa búsqueda, las miradas de la historia y sus contenidos fueron cediendo a la elaboración formal pictórica, es quizás porque su exploración enrumba ahora hacia los contornos de lo oculto y el camuflaje ahí, más que un atuendo, es una forma de contemplación. En ese proceso, su pintura ha ido pasando de la consistencia expresivamente cargada de materia y resueltos drippings, hacia la elaboración más depurada de las superficies planas y gráficamente más hilvanadas y diseñadas.


Un sector de la crítica se ha preocupado en encontrar un código críptico en estas formalizaciones, como una visceralidad internalizada del registro de lo real y un juego de apariencias detrás del que estaría el artista y sus preocupaciones originales, ya en estallido literal. Pero a pesar de los deseos de la crítica, Williams parece estar mirando enfáticamente a otros asuntos, y sus camuflajes probablemente ocultan urgencias mejor vinculadas al juego de la pura forma y a su hilván reflexivo con un mundo previo a la cultura y a la historia, definido aquí en el espacio natural, versión amazónica. Pues si algo concede el camuflaje y su trama, es un sondeo en los patrones ocultos del diseño vegetal, un recorrido por la flora con ecos al recorte gráfico y un control delineado que sintetiza alegóricamente una mirada de la naturaleza. Una mirada de la naturaleza como observación de algo oculto y esencial que remite a cierta comunión ancestral a la que el artista es afín, sin duda, pero también más sencillamente al paisaje y a sus elementos de diseño, abordados contemplativa y formalmente.


Detrás de tanto follaje, este es un Williams abiertamente develado por un trompe l´oeil inicialmente concebido para hacerse invisible en la espesura y que aquí se vuelve una herramienta abstracta de demostración. Pues este camuflaje no oculta, bordea con suficiencia los varios planos y capas de una pintura equilibrada cada vez menos en la gestualidad, cada vez más y más en el peso formal de modelos y patrones abstraídos de lo natural, intercambiables y maleables como fórmulas de construcción y de reflexión estética. Un viejo truco de mimetización con los elementos, que esta vez permite a Williams reaparecer, pues detrás, o simplemente encima de estas superficies, hay un nuevo artista desde hace rato ya encontrado. Ya lo había adelantado otro artista, quien a manera de canto sólo dijo: Sumergirse en las formas, para emerger purificado.





Armando Williams

Camuflaje

2004

Serigrafía sobre papel

112.5 x 76 cm

Crédito de foto: Juan Pablo Murrugarra



4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page